El mal de Chagas es transmitido por el insecto Triatoma en las zonas rurales y suburbanas de México, América Central, América del Sur y el sur de los Estados Unidos.

Cómo se diagnostica la enfermedad de chagas

Se necesita una prueba específica para el diagnóstico de la enfermedad de Chagas. La prueba detecta la presencia de la infección a través del análisis de una muestra de sangre. Cualquiera que sospeche que pueda tener el mal de Chagas debe pedirle a su médico que ordene esta prueba.

Los pacientes que dan positivo en la infección deben hacerse un chequeo cardíaco. Esto se hace mediante radiografía, un electrocardiograma y ocasionalmente un ecocardiograma. Dependiendo de si el paciente presenta o no síntomas digestivos, el médico decidirá si es necesario realizar una evaluación del tracto digestivo.

Síntomas de la enfermedad de chagas

Se considera que cualquier persona infectada con el parásito Trypanosoma cruzi tiene la enfermedad de Chagas aunque nunca desarrolle síntomas. En siete de cada diez casos, el parásito no causa ningún daño, por lo que el hecho de que alguien esté “infectado” no siempre significa que desarrollará una enfermedad sintomática.

Entre los que sí desarrollan síntomas debido a la enfermedad de Chagas, los problemas más comunes son:

  • problemas cardíacos, que ocurren en aproximadamente 3 de cada 10 personas infectadas;
  • trastornos digestivos, que se producen en 1 ó 2 de cada 10 personas infectadas.
  • Cuando el corazón o el tracto digestivo están afectados, los síntomas más comunes son: mareos, desmayos, palpitaciones, dolor en el pecho, fatiga, estreñimiento, dificultad para tragar

La mayoría de los niños y adultos que padecen la enfermedad de Chagas no saben cuándo fueron infectados y viven toda su vida con el parásito sin experimentar ningún síntoma.